Cirugía General

A pesar de que la odontología ha tenido muchos avances tecnológicos aún existen casos en los que los dientes deben extraerse, algunas indicaciones de este procedimiento son las siguientes:

  • Dientes con grandes caries que no se pueden restaurar.
  • Dientes muy afectados con enfermedad periodontal.
  • Dientes en malposición.
  • Dientes Fracturados.
  • Dientes supernumerarios.
  • Dientes impactados (terceros molares, por ejemplo).
  • Por indicación de ortodoncia (frenillos).
  • Profilaxis frente a radioterapia.
  • Por motivos protésicos.
  • Por razones económicas o motivos estéticos.

Posterior a la extracción de un diente se deben tener una serie de cuidados por algunos días, los cuales pueden determinar el éxito de su tratamiento, prevenir complicaciones y contribuir a una recuperación más rápida y satisfactoria.La extracción de un diente es una cirugía menor. Por lo tanto, es natural que ocurran cambios temporarios en su boca. Su funcionamiento será normal luego de unos pocos días. 

Recomendaciones post-operatorias

Posterior a la extracción de un diente se deben tener una serie de cuidados por algunos días, los cuales pueden determinar el éxito de su tratamiento, prevenir complicaciones y contribuir a una recuperación más rápida y satisfactoria.  La extracción de un diente es una cirugía menor. Por lo tanto, es natural que ocurran cambios temporarios en su boca. Su funcionamiento será normal luego de unos pocos días.

  • La duración del efecto anestésico varía según el tipo de anestesia y el lugar de aplicación.
  • La duración del efecto anestésico varía según el tipo de anestesia y el lugar de aplicación.
  • Durante dicho lapso, Ud. debe tener cuidado de no morderse las mejillas, labios o lengua.
  • Colocaremos una gasa en el lugar de la extracción, para impedir el sangrado y favorecer la formación de un coágulo. Debe apretar la gasa en lo posible de 30º a 45º minutos.
  • Durante el primer día, ubicar bolsa con hielo en forma intermitente (cinco minutos de hielo por 2 minutos de descanso), sólo sobre la zona intervenida.
  • Reposo relativo por dos días. No hacer deportes por una semana, no agacharse, no levantar peso, ni hacer esfuerzos. Dormir semi sentado o con dos almohadas la primera noche.
  • Alimentación: No comer hasta que se termine el efecto de la anestesia para evitar morderse. Consumir helados el primer día. Dieta blanda por 7 días (pastas, carnes blancas, guisos, jalea, huevos, arroz, puré, etc.)
  • Higiene: Cepillado normal sin tocar la zona intervenida quirúrgicamente.
  • No enjuagarse bruscamente, no hacer salmueras y ningún remedio casero.
  • Evite fumar por lo menos durante dos días, ojalá toda la semana.
  • Para controlar y evitar el dolor indicaremos algún analgésico. Y si la situación lo ameritase le recetaremos antibióticos.
  • Los primeros tres días, es absolutamente normal que sienta dolor moderado, que exista inflamación, cambios de color en la piel, y que su saliva tenga un poco de sangre. Además, en la zona intervenida podrá apreciar un tejido blanquecino. Esto NO es pus, sino un tejido normal de la cicatrización. Finalmente, podrá sentir los dientes un poco más móviles y sensibles a los cambios de temperatura y alimentos cítricos.

Cirugía Periodontal

Cuando la enfermedad periodontal es más avanzada, debe ser tratada por un especialista. A veces es necesaria la indicación de tratamiento quirúrgico. Estos procedimientos permiten al periodoncista tener un mejor acceso a defectos profundos, remover cuidadosamente la infección, tener acceso al tejido óseo y eventualmente colocar injertos de hueso o posicionar la encía.

Sedación endovenosa

La atención dental (pese a los adelantos tecnológicos, mejoras en técnicas y procedimientos clínicos) aún genera temor y ansiedad en un gran número de pacientes. Esto incluso, es causa frecuente de postergación de consulta y abandono de tratamiento.Los Cirujanos Dentistas a lo largo de la historia se han preocupado de atenuar y controlar el dolor y ansiedad que la atención odontológica provoca en sus pacientes, desarrollando un amplio número de técnicas que han permitido incluso extender el cuidado de la salud bucal a aquellas personas en que el tratamiento bajo condiciones convencionales se hace imposible o muy difícil de realizar. La sedación endovenosa, administrada por un profesional competente (Médico Anestesista), surge como un medio seguro para manejar esta ansiedad, evitando un recuerdo traumático innecesario para el paciente.

Los objetivos principales de la sedación consciente son lograr una depresión suficiente del Sistema Nervioso con riesgo mínimo, aliviar la ansiedad, lograr grados variables de amnesia, controlar o atenuar el dolor operatorio y postoperatorio gracias a la administración de medicamentos analgésicos y anti inflamatorios y bloquear otros estímulos nocivos como ruidos estresantes (turbina), posturas agotadoras y aperturas bucales prolongadas.Conseguir estos objetivos depende de una cuidadosa evaluación, solicitud de exámenes de laboratorio y preparación preoperatoria, correcta graduación y administración de los medicamentos, una adecuada y completa monitorización por parte del Médico Anestesista, y fundamentalmente, de una buena y fluida comunicación con el paciente. En general, no se indica en pacientes que presenten enfermedades generales que puedan incrementar el riesgo. Tampoco es conveniente en pacientes embarazadas o en períodos de amamantamiento.Se pueden observar reacciones adversas en personas con historia de enfermedades psiquiátricas, como anorexia nerviosa, y en consumidores de sustancias como antidepresivos, alcohol, o drogas adictivas. La evaluación preoperatoria, realizada por el odontólogo y complementada por el médico anestesiólogo y otros especialistas si la situación así lo ameritase, debe permitir un completo y mutuo conocimiento (entre paciente y profesional).

Sé el primero en comentar.

Deje un comentario

Mensaje